El boom de la manicura: ¿es malo pintarse las uñas muy a menudo?

Vivimos un auténtico esplendor de los negocios de la manicura. Tal y como indica RAC1, cada vez es más realizable encontrar un centro de estética dónde, por un precio crematístico, nos podamos hacer las uñas de todas las maneras imaginables: esmalte tradicional, semipermanente, de gel, o incluso apuestas más artísticas personalizadas.

Un servicio profesional, rápido, económico y creativo que ha hato muchos adeptos en los últimos tiempos. Pero ¿tiene algún peligro pintarse las uñas constantemente? ¿Pueden resultar perjudiciales productos químicos como los esmaltes y disolventes? ¿Tenemos que dejar ‘respirar’ las uñas entre tratamiento y tratamiento? Las respuestas nos las da el doctor Ramon Grimalt, profesor de dermatología de la UIC.

Qué hay que tener en cuenta a la hora de hacerse la manicura

Horizontal

Manicura semipermanente

Getty

Unas uñas y una piel sana

Por norma común, podemos estar tranquilos. “Si tenemos unas uñas y una piel sana, no suele favor ningún problema ni ningún peligro por utilizar esmalte, adhesivos u otros procedimientos”. Por lo tanto, de entrada no tenemos que sufrir por el hecho de pintarnos las uñas muy frecuentemente.

Ramon GrimaltDoctor y profesor de dermatología

El problema principal que alerta el dermatólogo es si tenemos alguna patología de almohadilla, como por ejemplo una “tendencia a la dermatitis atópica o la psoriasis”. Unas enfermedades que afectan a las uñas o la piel de en torno a y que se pueden ver agraviadas por los productos cosméticos. En este caso, avisa Ramon Grimalt, “es frecuente la aparición de dermatitis alérgica por el contacto con estos productos químicos”.

Horizontal

Manicura en casa.

Getty

Ramon GrimaltDoctor y profesor de dermatología

Las uñas no respiran

“La uña no respira, no somos anfibios”. Esta es la respuesta del diestro siempre que le preguntan si tenemos que dejar ‘respirar’ las uñas. Esto quiere opinar que no hay contraindicación por el hecho de llevarlas siempre pintadas. De hecho, como decía a RAC1 la doctora Montse Salleras, de la Sociedad Catalana de Dermatología, pintarse las uñas puede ser incluso caritativo porque “el esmalte protege las uñas de la sequedad y del sol, pero para retirarlo hace descuido usar productos que no sean agresivos".

En esto coincide el dermatólogo Ramon Grimalt, que admite que el esmalte funciona como “una capa que puede proteger un poco la uña del contacto con productos químicos o pequeños traumatismos.”

Ahora acertadamente, es muy importante tener en cuenta que el proceso más agresivo para la uña es la retirada del esmalte o adhesivo. Los disolventes químicos estropean la uña y, por lo tanto, “no compensa” ir encadenando tratamientos porque cada vez que sacamos la capa de esmalte agredimos la uña.

Ramon GrimaltDoctor y profesor de dermatología

Pintarse las uñas con cuidado

Horizontal

La manicura semipermanente puede ser perjudicial para la vigor

GTRES

Y a todo esto, hay que pintarse las uñas correctamente. El esmalte se tiene que aplicar “solo sobre la superficie de la uña” y con cuidado de “no tocar los pliegos de contacto con la carne”. Además hay que procurar no provocar heridas, que pueden ser un foco de alergias o infecciones. Una manicura mal hecha o sobre una piel sensible sí que puede dar problemas y molestias como verrugas. En cambio, “si se hace acertadamente, suavemente y sin provocar heridas, no hay ningún problema”, concluye el diestro. 

Ramon GrimaltDoctor y profesor de dermatología

Por postrero, el doctor Grimalt no es especialmente contrario al procedimiento de quitar la cutícula, siempre que se haga “de forma cuidadosa y sin provocar heridas”. En cambio, la doctora Salleras avisa de que eliminarla “es un error porque sin cutícula, la uña es más susceptible de sufrir infecciones fúngicas, bacterianas y micóticas”.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente